29 junio, 2008

Tratando de ser una willy

Después de algunas semanas de espera, por fin llegaron las cubanas. Era hora.
Un poco de preocupación me abordaba debido al descenso en el entrenamiento los últimos días, pero creo que ya estoy más que lista para este trabajo.
Mercedes Vergara y Ana Leyte son las maestras encargadas de montar Giselle, coreografía de Alicia Alonso, del Ballet Nacional de Cuba.

De verdad, no lo dudo: toda una experiencia.

Tres días de ensayo han pasado y todavía estamos en el proceso de montaje.
Hasta ahora, ensayos agradables y con una rica energía que transmite Mercedes (con Ana no he ensayado aun). Sin embargo, la necesidad de concentración debe ser plena porque cada detalle, cada movimiento, cada pensamiento debe ser introducido en el cuerpo para adaptarlo al estilo del ballet, como moldeando una plastilina de manera tal que resulte no lo que quieras, sino lo que es.

Mucho trabajo, si, muchísimo. Incluyendo aquello de dolores terribles en los pies, ampollas, dietas, alcachofa, migrañas, abdominales, dolor de huesos y cuidando de no caer en lesiones (no, no, no...eso ni en broma). Pero desde Enero estoy lista para ser una willy, es decir "una campesina convertida en espíritu danzante", así que lo estoy disfrutando desde el primer ensayo y aprendiendo todo lo que pueda aprender.

Mañana, por supuesto, continúan los ensayos.
Yo: lista...respira profundo y felíz.

paz.

1 comentario:

Hilda Caraballo dijo...

Amiga...ahora eres bloguera! qué fino poder leerte por acá... besos, cuando puedas visitas: otroperroverdemas.wordpress.com. Para que leas a tú amiga!