26 diciembre, 2009

Resolución para el 2010: VOLAR

Parece que cada artista tiene su rito, mantra o amuleto que invoca o utiliza antes de salir a escena. Unos se estiran de cierta manera, otros no hablan, algunos hablan de más, hay quienes utilizan cintas rojas y piedras contra el mal augurio, y también están los que no hacen nada de esas cosas.
Yo tengo varias: incienso en el camerino, chocolate oscuro y algo que escribo para mi, para darme ese extra de confianza que necesito para salir a bailar. No siempre es lo mismo y generalmente no lo busco, sino que llega a mi, solito, dependiendo del momento que viva.
Para esta última temporada me llegó -y de un lindo modo- lo que me mantuvo segura, feliz y especial, y ahora lo pretendo mantener como un propósito de vida, como una forma de ser.
Eso es: volar.
Porque volando se vive, se crece, se es feliz.
Porque volar es la manera de brillar, tocando el escenario, el mundo y las estrellas todo a la vez.
Porque volando, se llega a donde se quiere, se logra lo que se quiere.
Justo cuando pensaba esto, llegó alguien quien por ninguna razón me regaló unos zarcillos en forma de papagayos. Mi sorpresa fue el haberlos recibido de esa persona, pero mi mayor sorpresa fue cuando me dijo: "son para que puedas volar". Ella no supo lo que me decía, yo si.
A partir del 2010 lo que haré es volar!


He aquí lo que me mandó el universo desde "El lado oscuro del corazón":
"Me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo, un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero al hecho que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportar una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias. Pero eso sí, y en esto soy irreductible, no les permito bajo ningún pretexto que no sepan volar. Si no saben volar, pierden el tiempo conmigo"

paz..!

3 comentarios:

[ berna ] dijo...

ese papelito de la foto lo mantuve en el espejo del camerino durante todas las funciones de Cascanueces...y todo aquel y aquella quien entraba allí debía leerlo!
:)

-MaR- dijo...

¿Volar es sinónimo de miedo de escapar de la realidad, o de volvernos más adictos a creer en nuestros sueños?
Creer es confiar, como los papagayos confían en el dueño que les agita la colita al compás del viento...
Saludos desde mi mundo.

[ berna ] dijo...

volar nunca es huir, volar es siempre soñar y ser mejor, volar es creer y luchar. Confianza plena en uno mismo.
Gracias por pasar, Marcy. bienvenida!